8 Platos de la cocina francesa que hay que probar en París

pelin aktualisiert am 12/05/2023
8 Dishes from French Cuisine to Try in Paris in France

La gastronomía es siempre una parte importante de los viajes. Pero lo es aún más en el caso de París, debido a la calidad de la cocina conocida en todo el mundo. ¿Ha preparado una lista de los mejores platos franceses para probar durante su viaje a París?

Aquí encontrará un grupo de sugerencias no sólo sobre los platos que podría probar en París, sino también sobre determinados tipos y conceptos. Se abordan especialmente productos específicos como el chocolate o tipos de tiendas como las "boulangeries".

Además, también hay algunos consejos para encontrar un lugar mejor mientras se viaja por París. Algunas informaciones adicionales estarán en las respuestas a las preguntas más frecuentes.

¡Aquí empezamos el tour virtual de la comida francesa!

1. Cocina tradicional francesa

La comida se considera un arte en Francia, ya que las cocinas son el escenario y los restaurantes son los teatros. Por eso la decoración y el estilo también son importantes. Lugares emblemáticos como Le Comptoir de Relais, en Saint-Germain, o Les Philosophes, en el Marais, son dos ejemplos perfectos para sentir el genuino París con su ambientación y menú. Para los viajeros que buscan un sabor más rústico, Robert et Louise cocina carne de calidad a la leña en un ambiente medieval.

Elegir según los productos es también una buena manera de encontrar los mejores lugares. Au Pied de Cochon es un clásico especificado sobre el cerdo y establecido justo al lado de Les Halles, que fue el gran mercado principal de París durante mucho tiempo. Si le gusta el confit de pato, la recomendación de los lugareños sería Josephine Chez Dumonet, que parece congelado en el tiempo por su aspecto y sabor.

Hay otras formas de descubrir los auténticos platos franceses además de los bistrós y restaurantes de París. Hay auténticas charcuterías en las que se puede combinar toda la charcutería y el queso con la baguette de la panadería de la esquina. Como ejemplo muy chic destacan Arnaud Nicolas y las múltiples tiendas de la Maison Verot, a las que merece la pena echar un vistazo.

2. Siempre hay que ir a por el vino.

No olvide disfrutar de la variedad en las tiendas de vinos de París.

Todo el mundo sabe que el vino es una parte esencial de la cocina francesa. Los mejores lugares para perfeccionarse en enología son los llamados "Bar à Vin" o "La Cave" en Francia. Los locales "La Cave" se dedican exclusivamente al vino, pero con una gran variedad de tipos y regiones. Los locales "Bar A Vin" sirven otras bebidas pero se centran sobre todo en el vino. Estos bares suelen servir pequeños pero sabrosos platos con comida local que se asemejan a las tapas españolas. Los parisinos siempre tienen un plato completo de charcutería o queso.

Elegantes o humildes, hay muchas opciones en esta ciudad. Así que puede elegir teniendo en cuenta sus ubicaciones. Por ejemplo, Le Barav, entre el Marais y la Plaza de la República, es uno de los favoritos de los parisinos si busca algún lugar en la Margen Derecha.

Al otro lado del río, en la zona de Saint-Germain, en la Orilla Izquierda, el Bar Etna es una vinoteca boutique que sirve de forma personalizada según sus preferencias. Sus platos de marisco son especialmente recomendables. Cerca del río, Le 5e Cru tiene un ambiente fantástico y una gran selección de vinos y quesos.

3. Busque el chocolate en París

"Chocolatiere" es la etiqueta francesa para las tiendas que dominan el chocolate. A los parisinos les gusta el chocolate de alta calidad, que debe ser crujiente pero que se deshace en la boca sin volverse granulado. Además, el olor dice mucho de un buen trozo de chocolate.

Alrededor de las atracciones turísticas, predominan las franquicias de marcas mundialmente conocidas. Entre ellas, hay dos marcas que parecen más auténticas. Tal vez ya haya oído hablar del legendario chef Alain Ducasse, que presenta su oficio de chocolatero bajo su marca en París. La tienda cercana a la Plaza de la Bastilla muestra también el proceso de producción del chocolate. Patrick Roger es otra marca de lujo que puede encontrar fácilmente en varios lugares.

Para más estilos de boutique, Debauve & Gallais ha representado un verdadero clásico durante más de dos siglos. ¡Este lugar era realmente un favorito de Napoleón Bonaparte en París! La tienda Pralus, en la avenida Rambuteau, es una joya oculta con su praliné rosado. Otra especialidad es la mousse de chocolate de Chocolat Chapon, cerca del Boulevard Saint-Germain.

4. Perseguir la historia mientras se come

hay establecimientos centenarios entre los restaurantes de París

Le Procope fue fundado por un cocinero siciliano en la década de 1680 y desde entonces es un monumento en París. Adosado a la Comédie Française (todavía nombre de la calle), ha sido el punto de encuentro de artistas, intelectuales y estadistas de París.

Numerosos personajes históricos se encontraban entre los frecuentadores de este lugar, como Voltaire, Benjamin Franklin o Robespierre. Mientras la historia le rodea con la originalidad en cada esquina, podrá sentir los antiguos siglos de París.

No nos olvidemos de la comida. La calidad de los ingredientes es evidente y sus menús opcionales presentan combinaciones satisfactorias. En particular, los precios del menú fijo para los combos de 2 o 3 piezas son bastante razonables para un lugar tan reputado.

En caso de que aumente el presupuesto, Le Grand Véfour lleva 200 años sirviendo en el Palais Royal, cerca del Museo del Louvre. Este restaurante con dos estrellas Michelin es el lugar donde Napoleón Bonaparte propuso matrimonio a su esposa Josefina.

5. Bocados sencillos y sabrosos por las calles de París

A veces es mejor seguir a las multitudes para conseguir buena comida callejera en París

Los visitantes de París no deben comer siempre en lugares con manteles. Las calles están llenas de ventanillas abiertas, quioscos o tiendas de barrio que extienden deliciosas piezas. Además, estas opciones pueden ayudar definitivamente a los viajeros a mantener los gastos bajos.

El tipo más común de comida rápida para llevar en París se llama Crêpe. Se trata de una versión más fina de las tortitas. Los verá en los parques, alrededor de los monumentos, en las calles... en fin, en todas partes. Se convierten en un gran envoltorio perfecto en un minuto después de verterlos en una plancha caliente.

Se puede servir con combinaciones dulces o saladas según la elección del momento. Las versiones saladas también se llaman galette, que tienen un color un poco más oscuro debido al trigo sarraceno. El queso y el jamón es el dúo más común para este tipo de almuerzo rápido. Si se opta por lo dulce, los ingredientes opcionales suelen ser frutas, chocolate, frutos secos, etc. En definitiva, puedes ver sus menús en el escaparate para encontrar tu posible favorito.

Como posible alternativa, ¡hay que tener en cuenta el Felafel! En particular, si se encuentra cerca del Marais, es imposible perderse las colas para comprar falafel. L'As es especialmente el más famoso del barrio.

6. Atrapa la variedad con los menús de degustación

Hay varios restaurantes en París que ofrecen un paquete de deliciosos platos por un precio fijo. Algunos de estos lugares son realmente buenos desde el punto de vista gastronómico y tienen un ambiente muy agradable al mismo tiempo. Los diferentes menús pueden agrupar 4, 5, 6 o incluso hasta 10 platos por precios fijos de entre 45 y 80 euros. ¡Y el resto es una montaña rusa con la comida en París!

La variedad de comida es grande. Los estilos pueden ir desde los bocados franceses más tradicionales hasta la fusión de cocinas de todo el mundo. Entre todas las buenas alternativas, algunas marcan un poco más la diferencia. Por ejemplo, los platos de nivel Michelin de Eels satisfacen a todos los amantes de la comida sofisticada en su barrio de moda. Por otra parte, si se busca un lugar cercano a las principales atracciones, L'Ami Jean resulta ser una elección acertada.

7. Pruebe un restaurante con estrellas Michelin en París

Probablemente, no es una noticia de última hora que Francia cuente con el mayor número de restaurantes con estrellas Michelin y que la mayor parte se encuentre en París. Así que París es la mejor ciudad para descubrir las cumbres de la alta cocina. Algunas cocinas están dirigidas por chefs de fama mundial, mientras que otras han demostrado ser jóvenes estrellas muy prometedoras del mundo gastronómico.

Algunos de los restaurantes son incluso monumentos históricos centenarios, como Le Grand Véfour o Le Tour D'Argent, famoso por sus magníficas vistas sobre el río y el casco antiguo. Su nombre se traduce irónicamente como "la torre del dinero".

La buena noticia es que algunos de estos restaurantes no tienen por qué costar una fortuna. Teniendo en cuenta la media, hay algunos lugares donde las cifras son modestas. Por ejemplo, La Truffiere, en los alrededores del Quartier Latin, Benoit, cerca de la isla central, o Le Table du 11, en Versalles, presentan menús más asequibles.

Aquí puede encontrar nuestra página completa sobre los restaurantes con estrellas Michelin de París.

8. París es una ciudad de panaderías

Las "boulangeries" son una bendición en París

Es difícil pasar por alto los miles de letreros de "Boulangerie" al descubrir las calles de París. Son una parte esencial de la vida local como parte de los desayunos, comidas y cenas. La "baguette" es el clásico de renombre, pero también es muy recomendable comprobar la variedad.

En los verdes parques de París, siempre se puede ver a la gente tomando sus sándwiches con una bebida mientras conversa con un amigo o lee un libro. Si quiere unirse, sólo tiene que elegir su pan favorito y rellenarlo con lo que quiera. Queso, jamón, tomates, aceitunas... ¡Buen provecho!

Evidentemente, los pasteles son legendarios, así como el pan, como mencionó María Antonieta (en realidad nunca lo hizo). Eclairs, milhojas, tartas, financiers... todos son perfectos para un dulce placer culpable.

Preguntas frecuentes

¿Se supone que debemos dar propina en París?

En París, la gente no da necesariamente propina. Pero si estás contento con la comida y el servicio, un 5% mostraría tu gratitud. El 10% de la cuenta significa que realmente te ha gustado la experiencia.

¿Cuáles son las claves para elegir un buen restaurante en París?

Abrir a ciertas horas, tener un menú diario, el interés de los locales suelen ser las buenas señales.

¿Hay menús fijos en los restaurantes de París?

La mayoría de las veces, sí. Los parisinos lo llaman "formule", lo que significa que puedes elegir el entrante, el plato principal y/o el postre entre las opciones del día. Las cenas son siempre un poco más baratas.

¿Cuál es la diferencia entre un restaurante y un bistró?

En los bistrós, la cocina y el servicio están pensados para durar menos tiempo, mientras que en los restaurantes los clientes permanecen más tiempo.

¿Los restaurantes están abiertos todo el día en París?

No todos están abiertos todo el día, especialmente los buenos. Si quieres comer en un sitio popular, es mejor que compruebes sus horarios de comida y cena y reserves mesa.

Ahora que tiene hambre, quizá quiera consultar los mejores bares y restaurantes de las azoteas de París para pasar una noche en uno de los lugares más populares de la ciudad, con comida y cócteles estupendos.

Artículos relacionados:

Paris Welcome Card

by ParisTouristInformation.fr

Sea flexible e independiente. Cree su propio pase digital

>